Recogida selectiva de RSU: el sistema PaP

RSU_PAP0
En el sistema de recogida selectiva PaP (puerta a puerta) las fracciones de residuos separadas en origen por los generadores –individuales o colectivos- son recogidas directamente en el punto de generación.
Este modelo, perrmite prescindir de los contenedores de las fracciones de residuos objeto de recogida PaP, que sólo permanecen temporalmente en la vía pública.
Es participativo, tanto en su diseño como implantación, que pretende incrementar la cantidad y calidad de los residuos valorizables y, al tiempo, reducir la cantidad total de residuos generados.
Obliga a una fuerte concienciación ciudadana y por lo tanto a su divulgación para recabar opiniones, sugerencias y buscar la implicación ciudadana en el cambio de modelo.
En la metodología para su implantación se realiza un análisis previo del contexto socio-demográfico, geográfico, socio-económico y político del espacio -territorio- en el que se pretende implantar. Deberá analizarse la estructura y funcionamiento del modelo existente, las características de los residuos generados y fundamentalmente la “aceptación”, receptividad y compromiso social y político respecto al modelo.
La estructura del PaP, definirá el número de fracciones recogidas (puede aplicarse a la totalidad de las fracciones o a una parte) siendo imprescindible, al menos, recoger la fracción orgánica y la fracción resto, algo que sin duda condicionará el ámbito y el cronograma de implantación, así como el calendario y horario de recogida. A partir del mismo se determinarán los medios materiales y humanos necesarios para el buen funcionamiento de un sistema que puede testearse mediante una prueba piloto en un área restringida.
Para garantizar la viabilidad del modelo las actuaciones se deben definir con una visión integral y flexible.
Debido a la mayor sensibilidad y responsabilidad ciudadana, los resultados de la recogida selectiva conseguidos en los municipios que tienen implantado el sistema de puerta a puerta son habitualmente positivos tanto en cantidad recogida como en calidad de la separación lo que se constata en la reducción de hasta un 10% de la cantidad de residuos generados.
La Associació de Municipis Catalans per a la recollida selectiva porta a porta, publicó el “Manual de recogida selectiva puerta a puerta” que pretende dar una información amplia, rigurosa, sintetizada y ordenada sobre el sistema de recogida selectiva de residuos municipales puerta a puerta. Además de la parte estrictamente técnica, aporta información económica, sobre educación ambiental y sensibilización, datos para evaluar la eficacia y eficiencia del sistema, etc. Es, por lo tanto, un instrumento de gran utilidad para políticos, técnicos, gerentes de empresas del sector y estudiantes de disciplinas relacionadas con los temas ambientales y la sostenibilidad.

José Ángel Sánchez López

Categorías de suelo definidas en la Ley 2/2016 del suelo de Galicia

 

Categorización del suelo según la Ley 2/2016 del Suelo de Galicia

Ley del DOG nº 34 de 2016_2_19 – Suelo Urbano

Ley del DOG nº 34 de 2016_2_19 – Suelo Rústico

Ley del DOG nº 34 de 2016_2_19 – Suelo Urbanizable

Ley del DOG nº 34 de 2016_2_19 – Suelo de Núcleos Rurales

Dadaísmo, feísmo y economía circular

Duchamp_Fountaine

Hace ya un siglo que el dadaísmo (Zürich, 1916) se burlaba del arte burgués rebelándose contra los convencionalismos literarios y artísticos. Surgió como una especie de antiarte, como una provocación abierta al orden establecido.

En 1917, en la línea de esa corriente artística, Marcel Duchamp expuso en el Museo de Nueva York su obra “La Fuente”. Duchamp, compró un urinario standard, lo reorientó a una posición de 90º desde su posición de uso, firmó “la obra” como R. Mutt 1917 y lo envió a la exposición.
Era una actitud de provocación, una manera de mostrar la rebeldía que pretendían las vanguardias artísticas del s.XX.

Los objetos cotidianos convertidos en Arte a través del object trouvé.
La decisión era del artista, él era el encargado de establecer el contexto adecuado para la exposición de la pieza.

Mientras leía en La Voz de Galicia el artículo de Marta Gómez sobre los “feísmos y los bonitismos” y las “chapuzas gallegas” me acordé de Duchamp y de su urinario, y pensé que tal vez eso que muchos llaman “feísmo” no es otra cosa que una rebelión contra el orden establecido, una apuesta ya asentada por esa “novedosa” economía circular por la que muchos apostamos, una reinterpretación, en el uso, de los objetos cotidianos fuera de su contexto habitual.
toilet-wc-excusado-maceta-decoracion

Posiblemente, esos artistas anónimos, no encuentren descontextualizadas sus obras, porque cuando las adaptaron, lo hicieron para un contexto determinado que seguro que no sabemos interpretar.

Salvando las distancias y la intención, podría decirse que es lo mismo que le pasó a Duchamp hace casi 100 años cuando los miembros de la junta de la exposición del Museo de Nueva York, tras un largo debate, decidieron que la pieza no era arte y la retiraron de la exposición.
Ahora, sólo nos queda la foto y muchas réplicas.

Cascada de inodoros

 

¿Porqué el decrecimiento turístico?

Turismo masivo pinacoteca

Hace más de una década que investigadores y profesionales del turismo han puesto en evidencia la necesidad de apostar por un decrecimiento de la presión turística en determinados espacios afirmando que centrar el éxito de la actividad turística en el número de visitantes conduciría, y de hecho ha conducido, al desprestigio y decaimiento de la propia actividad.
En muchos de nuestros pueblos Fiestas declaradas de interés turístico, han perdido su “interés” y se han convertido en un homenaje al desmadre, al consumo compulsivo de alcohol y a las batallas campales, y eso hasta el momento se ve como un fenómeno irreversible a pesar del esfuerzo de los promotores y responsables que cuando han visto los efectos nefastos de la masificación, han apostado por limitar la participación apostando por la recuperación de “la esencia y la tradición” (un ejemplo aparece en el siguiente artículo titulado
 “El alcohol desvirtúa la fiesta de Os Caneiros en Betanzos”)

Apostar por el crecimiento sostenible en la actividad turística, por el control racional de la oferta, parece un planteamiento lógico, un planteamiento que es aceptado como necesidad cuando se refiere a monumentos materiales y espacios sensibles desde el punto de vista ambiental (la limitación a las visitas en las cuevas de Altamira podría servir de ejemplo del hecho socialmente aceptado).

En el artículo de El País-CC.AA titulado “El decrecimiento del turismo entra en la agenda política de Barcelona” se informa de la incorporación del concepto de decrecimiento al debate participativo previo a la definición de una nueva estrategia turística para Barcelona, con la intención de acabar con “la enorme presión que los turistas ejercen sobre las zonas más visitadas de la ciudad, lo que altera el ecosistema económico del entorno y empeora la calidad del espacio público”.
Tal vez, la iniciativa anunciada hace unos días por la Xunta de Galicia para la
 regular los alquileres turísticos de temporada vaya también en el sentido de apostar por el decrecimiento o expresándolo de manera más políticamente correcta por el crecimiento controlado de la oferta turística espontánea.
A través de este enlace se puede acceder al DECRETO 12/2017, de 26 de enero, por el que se establece la ordenación de apartamentos turísticos, viviendas turísticas y viviendas de uso turístico en la Comunidad Autónoma de Galicia.

En el citado artículo del El País, el profesor de la Facultad de Geografía e Historia de la UB, Xavier Font, afirma que “cuando se habla de temporadas turísticas la gente lo que valora como positivo es el crecimiento de visitantes … otras cifras como la ocupación o su calidad, que no tienen necesaria relación con la cantidad de turistas, son también muy importantes”.
En un sentido parecido, Jordi Ficapal, director del Observatorio de Turismo Responsable de la Facultad de Turismo de la URL, dice que “el decrecimiento es un gran tabú para el sector turístico. Crea un gran nerviosismo entre quienes trabajan desde la lógica del mercado y han basado el sector en el crecimiento continuado de visitantes”.

El debate está abierto, y creo que no solo para la ciudad de Barcelona.
Estamos ante una invitación a la reflexión, a plantearse si se debe trasladar la propuesta del decrecimiento a todos los eventos y todos los destinos turísticos, a definir qué tipo de turismo queremos.

 

José Ángel Sánchez López

El paisaje como recurso turístico local

El paisaje como recurso turístico de un territorio debe entenderse como la consecuencia de la interacción de elementos naturales y de la acción humana. Podemos definir múltiples paisajes pero todos ellos se agruparían en dos grandes tipos: paisajes naturales y paisajes humanizados. Leer más “El paisaje como recurso turístico local”

Los recursos turísticos desde una perspectiva local

Si tenemos en cuenta que lo fundamental para considerar “algo” como recurso es que haya una valoración humana que lo valore como tal, estaremos definiendo el recurso turístico como un concepto sociocultural en el que tiene una destacada importancia la subjetividad humana. Leer más “Los recursos turísticos desde una perspectiva local”